martes, 24 de marzo de 2009

El libro del viaje



En los grandes viajes todo empieza a moverse desde que tomas la decisión de partir. Sueñas con aquellos lejanos lugares que visitarás, con la gente que se cruzará en tu destino y las aventuras que vivirás.

Después, rumbo a lo desconocido y con la emoción como brújula, escudriñas el horizonte con la esperanza de las espectativas cumplidas. Entonces, arropado por tus compañeros de ruta y en la soledad de tu casco, descubres que la vida tiene sentido.

Todo esto, y algunas cosas más, ha quedado plasmado en este cuaderno de bitácora de las cosas que pasaron cuando viajamos al Adriático.

martes, 12 de agosto de 2008

Etapa final


Tras 11 intensos días de moto y una vez en casa, las sensaciones y las imágenes se amontonan en nuestros cerebros y tenemos que ordenarlas. La camaradería, las risas, las anécdotas, los problemas y algunos sinsabores han sido nuestros constantes compañeros de viaje que, en su conjunto, han resultado ser una experiencia inolvidable.

Este ha sido un viaje extraordinario y como nos hemos quedado con ganas de más, ya estamos pensando en el siguiente destino: Turquía, Marruecos, Escocia, Cabo Norte... se verá.

Tenemos mucho material audiovisual y próximamente iremos publicando las crónicas y las fotos en mejores condiciones que lo hemos hecho hasta ahora. Os iremos informando cuando las vayamos subiendo al blog. Por cierto, si alguien quiere información para seguir nuestros pasos no tine más que ponerse en contacto.

Abrazotes varios.

Etapa 10: Italia y la guinda

Después de aparcar las motos ¡en un pasillo! del ferrie y con la duda de si al día siguiente seguirán estando en pie, nos dispusimos a buscar un acogedor sitio en la cubierta del barco. No fuimos los únicos que pretendíamos dormir al raso y tras algunos momentos de búsqueda encontramos una buena alcoba junto a la proa. En peores garitas hemos hecho guardia.

Una vez en Ancona, ya tierras italianas y con el cronómetro en mano para no perder el barco que nos tenía que llevar a Barcelona, nos dispusimos a cruzar la península en dirección a Civitavecchia. La etapa que a priori no tenía mucho atractivo ya que la hicimos en autostrada, se convirtió en una tremenda lucha contra el intenso calor y contra nuestras ya mermadas fuerzas. El premio a tan titánico esfuerzo se materializó en forma de visita a la ciudad eterna. Fue una visita corta, pero que nos mostró la belleza de Roma y nos dejó boquiabiertos ante las murallas y sobre todo, del Coliseo. No risk, no fun.


video


Con una sonrisa en los labios nos dirigimos a buscar el ferrie que nos debía transportar a España e, in extremis, llegamos a cogerlo. Se prometía un viaje tranquilo, tomando el sol en cubierta con una cerveza en la mano, pero los fuertes vientos del Mediterráneo convirtieron el enorme barco en un cascaroncillo a merced de las olas. Pero eso es otra historia...

Una vez en Barcelona y juramentándonos que el viaje no acaba hasta que no dejas las maletas en la cama de tu casa, atravesamos los Monegros rumbo al hogar.

sábado, 9 de agosto de 2008

Etapa 9: Mostar y Dubrovnik



Con el frescor de la mañana atravesamos la frontera de Bosnia y Herzegovina y nos dirigimos a territorio desconocido. Sin mayores problemas llegamos a Mostar, donde quedamos prendados de la belleza de su reconstruido puente y sus alrededores. No es una ruta llena de curvas y de conducción como las que hemos vivido en las etapas anteriores. En esta ocasión sentimos que estamos viviendo una pequeña aventura en las que las cosas tienen muchas más variables y los sentidos deben estar mucho más alerta. Es una sensación nueva y muy, muy emocionante y envolvente que te empuja a seguir hacia adelante, a adrentarte a lo desconocido. Esta etapa, sin duda, nos dejó marcados y nos abrió nuevas fronteras personales.
Lamentablemente los horarios de los ferries nos hacen optar por la prudencia y ante la posibilidad de quedarnos en tierra decidimos poner rumbo a Dubrovnik. Aunque lo hemos acariciado con las yemas de los dedos, Sarajevo tendrá que esperar.

video

Con un punto de amargura por no poder completar el recorrido hasta donde nos habíamos propuesto, pero con la curiosidad de continuar el camino llegamos a la perla del Adriático, en la que su ciudad antigua nos dejó con la boca abierta, haciendo necesaria una visita con más pausa.

Etapa 8: El mar Adriático

Se nota que estamos en el mar. Desde primerísima hora de la mañana el calor sofocante y la humedad hacen mella sobre nuestros castigados cuerpos que empiezan a resentirse de las maratonianas etapas anteriores. Atravesamos el interior de Eslovenia y entramos en Croacia, en la que recorremos toda la costa del Adriático en dirección a Split, en una entretenida carretera que no se separa del mar ni un instante, con un paisaje agreste y rocoso salpicado de pequeñas localidades costeras dedicadas al turismo.

El tráfico lento ralentiza la marcha más de la cuenta y pone en peligro la etapa siguiente, así que decidimos que ya teníamos bastantes curvas de mar y fuimos a coger la autopista en dirección a Dubrovnik. Tras 11 horas sin bajarnos de la moto llegamos la localidad de Podgora, donde al fin saboreamos las aguas del Adriático y una merecida cena.

El denso tráfico costero y los horarios de los ferries que nos tienen que trasladar a Italia al día siguiente, ponen un punto de incertidumbre a nuestra visita a Mostar y Sarajevo, así que optamos por apurar y madrugar todavía más, concretamente a las 5 de la mañana...

Etapa 7: última etapa alpina

Este día, nuevamente al al alba, pusimos en marcha las motos para completar el recorrido de los Dolomitas y transitar por tierras austriacas para, posteriormente, poner rumbo al mar.

El ritmo es bueno y continuamos haciendo puertos sin descanso en el paraíso de las motos. Mención especial al espectacular Passo Giau, a la bellísima y elitista localidad de Cortina y al puerto de la Civeta, que con sus 29 tornantis se convirtió en el último de esta zona de los Dolomitas. De allí hemos ido en busca del Grossglockner, en la parte austriaca, pero una megatormenta, con amenza de granizo y nieve, provocó el corte de la carretera y tuvimos que volver sobre nuestros pasos.
La lluvia se convirtió en nuestra compañera de viaje al abandonar la cordillera y dirigirnos a la localidad de Trieste, punto de enlace con el Adriático. Como siempre, tuvimos que buscar un sitio donde dormir con la noche ya entrada, pero por fortuna llegamos a un cámping en el que estaba a punto de cerrar la persiana y pudimos alojarnos en él. Esa noche no tuvimos fuerzas ni para plantar las tiendas y pasamos la noche al raso con las estrellas como techo.

Mañana el Adriático nos espera.

miércoles, 6 de agosto de 2008

Etapa 6: los colosos Dolomitas

Escribir desde un teclado croata no permite poner tildes en algunas palabras. Por eso dejamos esta corta cronica y este video grabado y montado con el movil del dia que estuvimos en los Dolomitas. La etapas de sol a sol, con mas de diez horas encima de la moto no permiten muchas alegrias para poder estar conectado a internet.

Recorrer estas hermosas montanas y sus carreteras en moto es una experiencia que al menos se debe hacer una vez en la vida. La vuelta al monte Sella, al atardecer y sin trafico, ha sido una de las sensaciones mas intensas que se se pueden disfrutar con los pantalones puestos. Estos ultimos dias hemos hecho kilometros y kilometros y no hemos podido parar a subir las etapas al blog pero en breve subiremos el resto que falta. Manana ya ponemos rumbo a Austria y luego al Adriatico.

video

domingo, 3 de agosto de 2008

Etapa 5: el corazón suizo

Contra todo pronóstico, los cielos se abrieron y volvió el buen tiempo a la cordillera suiza. En esta jornada atravesamos algunos de los puertos y los valles más espectaculares de este precioso país en el que parecía que todos los moteros nos habíamos echado al monte. Cientos de motos, de todas las clases y colores nos encontramos en el Grimsel Pass, el Nuffenen Pass, San Gotardo, Oberalp Pass, Albula Pass, Bernina y los Grisones en un día que tardaremos en olvidar. Como guinda, y ya en Italia, subimos el mítico puerto del Mortirolo para cerrar una jornada de 13 horas en moto y casi 500 kilómetros de curvas.

Mañana cambio de tercio, los Dolomitas nos esperan.

video

Etapa 4: el cielo sobre nuestras cabezas

Al alba ya estábamos encima de las motos dirección a Interlaken, pero antes visitamos el valle de Fafleralp y tuvimos la experiencia de montar en un tren con las motos, en el que atravesamos todos los vagones sobre ellas. Ya subiremos el vídeo a la vuelta que es para flipar.

Esa tarde la climatología nos jugó una mala pasada y las fuertes lluvias hicieron que nos quedáramos en Interlaken y no pudiésemos completar el recorrido que teníamos previsto. Como no hay mal que por bien no venga, aprovechamos para disfrutar de las celebraciones del día nacional de Suiza y conversar largamente delante de unas cervezas. Hasta de libros hablamos.


video

viernes, 1 de agosto de 2008

Etapa 3: las siete cumbres

Ya estamos en el corazón de los Alpes y estas carreteras nunca nos defraudan. Hoy hemos recorrido siete puertos de alta montaña: Vars, Izoard, Montcenis, Iseran, Monte Genevre, pequeño y gran San Bernardo. Una inmensa montaña rusa en la que, cuando bajabas de un puerto, iniciabas el ascenso del siguiente contemplado por los colosos de la cordillera y transitando por tierras francesas, italianas y suizas en lo que es un paraíso para la moto.


Esta vez fuimos benevolentes con nosotros mismos y la etapa fue de sólo 12 horas y decidimos dormir en unos bungalows baratitos que conocíamos…con una ducha decente!!! Como siempre a esas horas, todo centroeuropeo que se precie está durmiendo, así que lo máximo que pudimos conseguir para cenar fue un sándwich de jamón y queso y a la cama.



video

Etapa 2: aproximación a los Alpes

Col de la Bonette

Iniciamos la primera de las maratonianas etapas desde Arles, al nivel del mar, e iniciamos el viaje hacia el interior atravesando el cañón del Río Verdón y las gargantas de Daluis, que nos dejaron muy impresionados por su calidad paisajística y sus carreteras. Poco a poco el asfalto fue retorciéndose cada vez más conforme nos acercamos a los Alpes y como primer plato ascendimos al col de la Bonette, la carretera de montaña más alta de Europa con 2.803 m. Después de 16 horas sobre la moto y con la noche encima empezamos a buscar camping, situación que promete ser una constante si queremos cubrir el recorrido que tenemos previsto. Esta vez tuvimos suerte.

Etapa 1: Autopista y manta

Etapa de transición en busca de los Alpes. La autopista es el camino más corto entre nosotros y los miles de curvas de la cordillera centroeuropea. Esa noche dormimos, o al menos lo intentamos, en un área de servicio con las estrellas como techo y unos cuantos camiones como compañeros de viaje.

lunes, 28 de julio de 2008

Nos vamos

video

Llega el momento de partir y solo cabe desear que nos continúe guiando la buena estrella hasta la vuelta. Prometemos que en la medida de nuestras posibilidades iremos actualizando el blog, aunque a nuestro regreso prepararemos un especial del viaje con todo lujo de detalles, por si alguien se anima a seguir nuestros pasos.

Después de 133 post me voy a permitir otra vez el lujo de subir la primera entrada de este blog.

domingo, 27 de julio de 2008

Córcega mon amour


Contándonos maravillas volvieron Diego y Chivi tras su viaje de esta primavera. Desde su regreso no han cesado de darnos envidia describiéndonos buenas carreteras, curvas sin fin entre el mar y la montaña, clima perfecto... Como muestra un botón en este vídeo realizado con fotografías del viaje. Creo que allí iremos algún año.

Hoy voy a empezar a organizar el equipaje del Adriático. ¡Qué poquito que queda!

jueves, 24 de julio de 2008

Sorpresas te da la vida

Mira tu por donde, que mientras el Lehendakari revisaba la ruta encuentra que pasamos por el cañón del río Verdon. De hecho pasamos por Moustiers Sainte-Marie y por Castellane, una zona que por sus magníficos paisajes merece una reseña. Para que nos fuésemos relamiendo nos dejó un vículo que se puede ver pinchando aquí.

miércoles, 23 de julio de 2008

In extremis... surgió el milagro de la recuperación

A veces la vida viene de cara y no cabe más que celebrarlo. Al final vamos a ser cinco pilotos los que vamos en busca del Adriático, así que las anécdotas, con un piloto más y que además fuma, seguro que se suceden una detrás de otra. Que siga la buena estrella.

lunes, 21 de julio de 2008

Cuaderno de bitácora

Ya está casi todo listo y a partir de ahora este blog se va a convertir en el testimonio de las aventuras y desventuras que sufriremos en nuestro viaje al Adriático. Esperamos sacar fuerzas de flaqueza para poder escribir cada día los detalles de cada una de las etapas y subir las fotos que hagamos durante cada jornada. Es posible que no podamos subir entradas cada día, debido a las maratonianas etapas que nos esperan, pero prometemos hacerlo regularmente o, al menos, cada vez que tengamos una conexión a internet a mano.

Salimos el martes 29 de julio sobre las 17:00h y a lo largo de 7.000 km vamos a transitar por siete países: España, Francia, Suiza, Austria, Eslovenia, Croacia, Bosnia y Herzegovina e Italia. En ellos recorreremos parajes y carreteras en los que saborearemos desde los maravillosos e interminables puertos alpinos a los coloridos atardeceres del Mar Adriático, conociendo lugares y gentes que seguro nos van a dejar un gran sabor de boca y un recuerdo imborrable.

Durante estos ocho meses de vida del blog has podido encontrar vídeos moteros, crónicas de las carreras, noticias, pruebas de motos, de equipamientos, que podrás seguir disfrutando en la sección "brum brum" gracias a la web de TVE-MotoGP, Moto 22, Motociclismo, Moterus, y Solomoto que, entre otros, han servido de fuentes de información y a los cuáles estaré eternamente agradecido por la cantidad y calidad de información suministrada. Seguid visitándolos.

Nos vemos a la vuelta.

viernes, 18 de julio de 2008

Felicidad amarga

Se acerca el momento de partir y nos encontramos con sentimientos encontrados. A la vez que nos hierve la sangre de emoción ante la inminente salida, un sentimiento de amargura nos acompaña ante los amigos que, por unos motivos u otros, al final no pueden venir. No será lo mismo sin ellos.

Para animarles, prometemos que a la vuelta los compensaremos con nuevas e interminables salidas en moto, además de renovadas divertidas batallitas.

viernes, 11 de julio de 2008

Buscando el milagro

Este es el nivel de karma motero que se alcanza haciendo unas buenas curvas. Sirva como tributo a los dioses para que se produzca el milagro de la recuperación. Clickea la imagen para ampliar.